Editorial Maestrxs

El mayo feminista del año pasado, con su ola expansiva en Chile y Latinoamérica, pegó bastante fuerte. No es algo nuevo: no nació ayer ni el año pasado, y tampoco es una moda.

La respuesta catalogada como «agresiva», «violenta» y hasta «extrema» cuando hablamos de mujeres muertas, golpeadas, acosadas y abusadas a diario, incluso en los espacios que consideramos nuestros, se contradice en sí misma. Al mundo le sigue pareciendo extremista cuando se trata de mujeres; qué decir si son pobres, indígenas, racializadas, lesbianas o no cumplen con los cánones estéticos o sociales por zona geográfica o medio sociocultural…

Porque tenemos claro que desde hace décadas las mujeres venían haciendo «exigencias terribles», como tener derecho a votar o más equidad en los puestos de trabajo o, mal de males, escoger sobre su propio cuerpo, ¡habrase visto! Pero ahora se tomaban universidades, salían en la prensa y en las redes sociales e, incluso, exigían respeto y protocolos dentro de las aulas. Y, además, cual acabo de mundo, se les ocurría salir en tetas por deseo propio. ¿Dónde se ha visto que las mujeres anden en tetas por ahí y que no sea para promocionar una cerveza, un sitio web de porno o incluso para casi cualquier objeto vendible?

Una de las cosas más emocionantes, en junio de 2018, fue estar en manifestaciones feministas en Río de Janeiro y escuchar frases como: «Pasó en Chile y Argentina, Latinoamérica va a ser toda feminista», mientras en Santiago había colaborado con tomas, paros de colegios y universidades, yendo a hablar de un derecho que me parece vital: viajar sola. El derecho al libre tránsito, a moverse más allá de donde se «debe» o de donde «se puede», por el solo hecho de vivir en un lugar en que, por más feminista, aún en el 2019, hay cosas que las mujeres no hacemos al igual que un hombre.

En más de una década pululando por el mundo de la música, entre difusión, producción, bartender y un largo etcétera, me di cuenta que las bandas arriba del escenario en su mayoría siguen siendo compuestas por hombres. ¿Por qué? ¿Nos lo preguntamos acaso?, ¿afinidad, cercanía, amistad? ¿Por qué más mujeres no están cerca? ¿Acaso creamos las condiciones para que mujeres madres puedan seguir su carrera profesional? ¿Desarrollamos espacios seguros donde las mujeres puedan sentirse a salvo de personas acusadas de violencia? ¿Cuáles son los límites? ¿Qué funciones o cargos de esas mujeres que participan terminan siendo replicados en los estereotipos de cuidar a otros, recordarles la información, tener la tarea de maquillarse/arreglarse mientras no es lo mismo para sus compañeros?

En esta edición, decidimos pedirle a distintos colaboradores, hombres y mujeres, que nos hablaran de la mujer y las disidencias. No, no queríamos que nos hicieran un gran mansplaining, sino, más bien, que nos ayudaran a generar contenido que hablara de mujeres. Es decir, hacer el ejercicio de reconocer, admirar, buscar, investigar de distintas experiencias ligadas a las mujeres.

Por lo mismo, este mes hablaremos de mujeres en el teatro, en la música brasilera, en organizaciones sociales ligadas a la memoria y derechos humanos; a las mujeres en la rumba, al papel femenino en el mismo local. ¿Es posible encontrar feminismo en las letras de la música bailable latinoamericana o es una utopía que tendremos que simplemente perdonar? Queremos mostrar las fotos de las mujeres en la última marcha del Día de la Mujer, que solo el hecho de ver esa cantidad de gente reunida, emociona otra vez.

De forma reiterada, la entrega de artículos por esta revista no busca llegar a la verdad (como si la hubiera), ni siquiera dar respuestas: creo que lo que buscamos, por sobre todo, es abrir el debate, preguntarnos cosas. A ver si la próxima vez que nos veamos en la barra, en la pista de baile, en la puerta o en las RR. SS., podamos avanzar un poco más y así un día miremos con asombro como, en el 2019, todavía estábamos hablando de desigualdad.

Bienvenid@s a #maestrxs, edición número 2 de la Revista Maestra Vida.

María Paz Castillo

Directora Ejecutiva RMV.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s