¿“San” Alan García o Confesión letal?

Por Oliverio Valmont

Pensando en escribir algo respecto de la muerte de Alan García, el dos veces presidente del país del norte[1], me encuentro con un artículo de Gamba.cl que señala que: “En Chile hubiera sido condenado a clases de ética” y mi perspectiva cambia de manera radical. ¡Claro! ¿con qué cara voy a criticar al ex-presidente, o a Odebrecht, si no veo diferencias de fondo con la praxis de Corpesca, Penta o SQM? Bueno, eso si prueban las acusaciones contra Alan García… Sigo pensando en qué escribir y escucho al presidente Sebastián Piñera hablando de “su amigo” Alan García. (ya saben, el amigo de mi enemigo…).

            Por otro lado, el mismo día, la Corte Suprema opta por no expulsar a los jueces de la Corte de Apelaciones de Rancagua y la Cámara de Diputados aprueba el TPP-11. (Tampoco pude burlarme de la ministra de Energía, con nombre de vedette argentina, por aparecer haciendo el loco y anunciando, ahora, la voluntariedad del pico en el ojo llamado “cambio de medidores”). ¡Tantas cosas importantes sucediendo en casa y vamos a preocuparnos por el vecino!

            Pero volvamos. ¿Qué sé de Alan García? Bueno, no mucho: una persona brillante y un orador insuperable, pero afectado por una alteración bipolar del ánimo; que empezó a construir el Tren eléctrico de Lima (la Línea 1 del Metro, digamos) en el ’86 y que lo “inauguró”, 25 años después, en los  últimos días de su segundo gobierno, en julio del 2011[2] (aún no funcionaba pero igual lo inauguró!!!); discípulo de Haya de la Torre y líder indiscutido del APRA (quizás el único partido político histórico de Perú) los últimos 30 o 35 años y, por supuesto, que hoy, 17 de abril de 2019, se suicidó de un tiro en la cabeza cuando llegaba un fiscal a su casa a arrestarlo “preventivamente”.

            También sé que las supuestas culpas del difunto son compartidas por los principales políticos de su país: Alberto Fujimori, preso por crímenes contra la humanidad; Alejandro Toledo, prófugo en USA y en proceso de extradición; Ollanta Humala, estuvo 9 meses preso, preventivamente, y ahora espera juicio; Pedro Pablo Kuczynski, en prisión preventiva. Hasta ahí con los ex-presidentes… ¡No se salva ninguno! Pero la lista sigue: Keiko Fujimori, la política más fuerte del Perú[3], en prisión preventiva; Pedro Chávarry, ex fiscal de la Nación, no está siendo juzgado por su fuero y la protección que le brindan en el Congreso FP y el APRA; César Hinostroza, juez de la Corte Suprema, acusado de ser el cabecilla del grupo mafioso denominando los “Cuellos Blancos del Callao”, prófugo en España y en proceso de extradición…. ex ministros, presidentes regionales y alcaldes harían infinito este recuento…. Todos roban, podríamos resumir.

            “Mal de muchos, consuelo de tontos” dice el dicho, pero en este caso parece un consuelo al que habría que atender, a no ser que queramos liberar a los micro-narcos que abarrotan las cárceles peruanas para llenarlas de políticos… por cierto, en su momento también se comentó de los 400 indultos a narcos que A. G. otorgó al dejar el gobierno en julio del 2011.

            Con todo, me parece que lo interesante de la figura del ex-presidente García se relaciona con otro de los calificativos que me ha tocado escuchar a lo largo del día de su muerte: “un político realista (y un experto en Maquiavelo)”. ¿Qué será un político realista? Todo parece indicar que se refiere a que la tarea de un político consiste en la lucha por el poder y el ejercicio de éste. Nada de luchar por la justicia social, tampoco de trabajar por la búsqueda del bien común, ni otras “pelotudeces” similares. Salvo excepciones, para las cuales quizás nos sobrarían dedos en la mano, ahora resulta bastante evidente que nuestros políticos tienen como interés principal el enriquecimiento personal y su perpetuación en los círculos de poder. Ya no existen izquierdas ni derechas, sino como “clubes” de amigos con un nombre y discurso “marketero” orientado a lograr la tan anhelada “diferenciación” y un correcto “posicionamiento”.

¿Cómo entender, entonces, el sacrificio de Alan García? Ya aparecen voces que pretenden convertirlo en mártir, y apostaría a que lo lograrán. No sin algo de razón. “Si todos roban, ¿por qué solo querían vengarse de Alan?”. Será un argumento que escucharemos hasta el cansancio. Luego escucharemos que “Alan ‘sólo’ robó, que sé yo, 5 millones de dólares y no los 20 que robó Toledo”; luego vendrá que “gran parte de lo que robó lo usó para regalar a los limeños la estatua del Cristo del Pacífico”; seguramente, en octubre, el mes del Señor de los Milagros, sus compañeros de cofradía, vestidos en sus capas moradas, le recordarán y homenajearán y listo: San Alan García!! Todo eso seguramente pasará, pero yo seguiré viendo en su suicidio, como el de su famoso antecesor, Bolognesi, solo la incapacidad de asumir sus errores y enfrentar las consecuencias de los mismos. Una confesión inevitable y, a la vez, insoportable para sus egos. Muy mal haríamos en empatizar con el difunto. Ojalá no nos pase lo mismo cuando toque pasar a juicio a varios que se lo merecen y, sobretodo, que no se repitan las condenas a “clases de ética”.


[1] Quien haya leído prensa peruana, seguro sabrá que Chile es referido como “el país mapocho” o “el país del sur”. 

[2] Justamente por los supuestos sobornos que habría recibido en la asignación de esta obra es que Alan García termina suicidándose.

[3] Recordemos que Keiko perdió las elecciones presidenciales del 2016, en segunda vuelta, solo porque todos los otros candidatos se unieron contra ella apoyando a PPK. Sin embargo, su movimiento logró 73 de los 130 puestos congresales.

        

          

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s